Pavlova de almendras, dulce de leche y frutillas.


Para la base:
125 gramos de claras de huevo (aproximadamente 4 claras)
250 gramos de azúcar
1 cucharadita de extracto de vainilla
125 gramos de almendras molidas o harina de almendras

Para el topping:
400 gramos de dulce de leche
200 gramos de crema chantillí
500 gramos de frutillas, limpias y cortadas


Preparación:

Precalentar el horno a 140 grados centígrados. Preparar una bandeja para hornear con papel vegetal o de horno (de al menos 24 centímetros de diámetro).

Para hacer la base de merengue, colocar las claras de huevo y el azúcar en un bowl o una olla / cacerola limpia y seca. Colocar este bowl con las claras y el azúcar encima de una olla o cacerola que tenga agua hirviendo en el fuego de la cocina. Remover continuamente con las varillas hasta que el azúcar se haya fundido por completo (si se tiene un termómetro de cocina, esto será a los 50 grados centígrados).

Retirar del fuego y batir a velocidad media. Cuando esta mezcla empiece a verse blanca y espumosa agregar la vainilla y seguir batiendo hasta que el bowl no se sienta caliente y el merengue forme picos al levantar las varillas.

Retirar de la batidora y agregar al merengue las almendras molidas en 2 partes, incorporándolo con movimientos envolventes hasta tener una mezcla homogénea.

Colocar el merengue en la bandeja previamente preparada de la forma deseada.
Llevar al horno por 40-45 minutos. Cuando haya pasado este tiempo, apagar el horno y dejar ahí el merengue hasta que se enfríe por completo (aproximadamente 30 minutos más).

Cuando la base se haya enfriado por completo, batir la crema de leche a velocidad alta hasta que duplique su volumen y tenga una contextura mas fuerte y cremosa.

Para ensamblar, colocar el dulce de leche encima del merengue previamente horneado, después, colocar la crema y por último las fresas. Servir inmediatamente. Mantener refrigerado.

%%footer%%