El cantante Kanye West envuelto en una nueva polémica luego de orinar sobre un Grammy.

Kanye West volvió a usar Twitter de un modo compulsivo y hasta pidió retuits de sus tuits contra las discográficas a Bono, Kendrick Lamar e incluso a Taylor Swift, con quien mantuvo más de una controvertida rivalidad.

La guerra contra los sellos con los que el rapero mantiene una disputa por los derechos arrancó bien gráfica. La provocación comenzó con un video en el que orinaba sobre un Grammy flotando en el inodoro, al que adjuntó la leyenda: “Confíen en mí. No voy a parar”.

Continuó con una serie de tuits, en los que se mostró furioso ante la imposibilidad de comprar los derechos de su música a Universal y donde trató a las disqueras de “esclavistas”.

“No publicaré más música hasta que haya terminado mi contrato con Sony y Universal”aseguró el artista y marido de Kim Kardashian (39), quien luego siguió lanzando tuits, que luego fue borrando, en los que pedía una reunión con Jay-Z (marido de Beyoncé) y alegaba que sus canciones valen más que las de Taylor Swift.

También usó esa red para aclarar una serie de cuestiones, como su problema con Hitboy, con quien dijo no haber tenido ningún problema produciendo para Beyoncé: “Tenía un problema con el hecho de que me me firmaron y no lo sabía”.