Ingredientes:


¼ de harina de garbanzos
750c.c. de agua
1 cucharadita de sal
2 cucharadas soperas de aceite de oliva o de girasol
1 cucharadita de pimienta negra molida


Preparación:

Mezclar la harina de garbanzos, la sal y la pimienta negra molida.

Añadir el agua tibia y el aceite y remover constantemente con un batidor de alambre para que no quede ningún grumo. La masa debe estar líquida pero al mismo tiempo consistente.

Dejar reposar durante 15 minutos fuera de la nevera y mientras, enciende el horno a 200º C.

Engrasar con aceite de oliva un molde de 30cm de diámetro y llévar al horno durante 10 minutos para que se precaliente. Una vez que hayan transcurrido esos 10 minutos, retirar el molde del horno y la masa de fainá.

Hornear durante 20 minutos o hasta dorar. Desmoldar cuidadosamente, corta en porciones y sirve si deseas en compañía de una exquisita pizza de cebolla o de mozzarella casera.


Recordar no olvidarte de hacer lo del paso 10, dado que a muchas personas se les suele pegar la fainá una vez horneadas por lo que no pueden despegarla del molde y esto se debe a que colocan el aceite frío y sobre este la masa, cuando lo correcto es que el aceite se caliente para después incorporar la masa y que se cree un “piso de fainá” en la base. Si te encantan los garbanzos, échale un vistazo a la receta de hummus casero.