Una nueva audiencia judicial podría terminar este 22 de julio con la tutela que ha ejercido el padre de Britney Spears sobre la artista desde hace 13 años, diagnosticada con trastorno bipolar.

Bajo el hashtag #FreeBritney, los seguidores de la artista, y algunas figuras del espectáculo como Miley Cyrus, Chiara Ferragni, Jennifer López y Cher, han llamado la atención sobre esta condición legal de Britney, quien aceptó estar bajo la tutela de su padre, James Parnell Spears, en 2007, para no perder a sus hijos tras una serie de comportamientos erráticos que la llevaron al borde en 2007.

Pero la tutela sobre la artista debía durar dos años, ya va por 13. La misma no le permite tener control de su dinero, productos o tan siquiera poder manejar libremente sin ser detenida por las autoridades. 

Desde que se encuentra bajo esta situación Britney Spears  ha hecho dos giras mundiales (176 conciertos en 32 países), una residencia en Las Vegas con 248 shows en poco más de cuatro años, 4 discos de estudio más, rodó 20 videos musicales más y lanzó su perfume número 24. Además ha sido colaboradora del show The X Factor.

El problema más grave para Britney es que la justicia estadounidense la sigue considerando incapaz de decidir qué hacer con el dinero que ha producido hasta ahora.