La guitarra Martin D-18E de 1959 utilizada por Cobain durante la noche en que su banda grabó el concierto “MTV Unplugged in New York” (disco que obtuvo un Grammy al Mejor Álbum de Música Alternativa), desarrollado en noviembre de 1993.

Si bien la oferta inicial era de 250 mil dólares, pocos creían que se iría por ese dinero. Sin embargo, ni los más optimistas tampoco soñaban que lograría un récord digno del Libro Guinness de los Récords Mundiales, al convertirse en la guitarra  más cara de la historia.

Su flamante dueño es el magnate australiano Peter Freedman quien la compró por seis millones de dólares.

De tal manera, la adquisición de Freedman superó a la Fender Stratocaster usada por David Gilmour, de Pink Floyd, vendida en 2019, durante una subasta para obras de calidad, por cuatro millones de dólares.

Al líder de Nirvana, la guitarra leNir había costado cinco mil dólares.