Khloé Kardashian quiere un nuevo hogar, más grande y lujoso que el que tiene, y había comprado hace poco más de 6 años a Justin Bieber.

Estaba segura que en ese lugar iba a encontrar la privacidad que tanto anhelaba, y por eso no dudó en desembolsar la friolera suma de 7,2 millones de dólares para lograr su cometido. Una vez que se instaló en el lugar, decidió mejorarla aún más y también ampliarla y redecorarla su propio estilo.

Pero los paparazzi, ávidos en el desafío de obtener imágenes, lograron lo imposible y consiguieron inmortalizar a Khloé en diferentes lugares de la casa. 

Finalmente y resignada, decidió ella misma mostrar el hogar que tiene 6 habitaciones, 7 baños, piscina, una enorme sala de juegos, cine, una gran cocina en donde desarrolla su pasión para la gastronomía, gimnasio, balcón privado y hasta un espacio para la meditación.

Finalmente la socialite decidió ponerla a la venta con la intención de mudarse a una vivienda mejor. Por la suntuosa casa, Khloé pide nada menos que 19 millones de dólares.