Luego del alejamiento del principe Harry y Meghan Markle de la familia real británica, se esperaba que Meghan retomara su carrera como actriz, sin embargo, el asesinato del afroamericano George Floyd la hizo cambiar de rumbo.

Ella está convencida de que está destinada a ayudar a combatir el racismo sistémico en los EEUU”, aseguró un amigo cercano en exclusiva al Daily Mail.

La duquesa cree que su “persistente urgencia por desarraigarse de Inglaterra” fue “obra del destino” para poder estar “a la vanguardia” del movimiento, explicó la fuente.

“Meghan dijo que su voz es más importante que nunca en este momento y que ha estado hablando con Oprah y otros líderes de la comunidad afroamericana sobre cómo puede ser parte de la solución”, agregó. Siente, de hecho, que su misión va mucho más allá de su carrera como actriz. “Quiere usar su voz para el cambio y no ha descartado una carrera en la política”, reveló su amigo.

Habló del asesinato en un discurso a los estudiantes graduados de su escuela, la Immaculate Heart High School en Los Ángeles, a la que asistió desde los 11 a los 18 años. «La vida de George Floyd importaba y la de Breonna Taylor importaba y la de Filadelfia Castilla importaba y la de Tamir Rice importaba», afirmó sobre Floyd y otros afroamericanos asesinados por la Policía en los últimos años.

La duquesa sufrió en carne propia el racismo. En el video, describió las experiencias de su madre y su abuelo, y su propio viaje como mujer birracial. De hecho, ella es la primera mestiza en casarse con un miembro del alto rango de la realeza británica.

Por ahora no se pronunció sobre la posibilidad de pasar a la acción y competir por algún puesto electoral, pero su amigo parece muy seguro de lo que cuenta. Sus conversaciones con la popular presentadora Oprah también abren el camino para una futura carrera política.