Durante los meses de aislamiento social varios famosos decidieron realizar distintas donaciones o acciones para contrarrestar el impacto económico y social.

Reese Witherspoon, por su parte,decidió homenajear a los profesores regalando vestidos de su marca de ropa. Sin embargo, la iniciativa terminó envuelta en un escándalo y ahora la actriz ha sido demandada por tres profesoras, furiosas al no haber recibido nada.

A principios de abril, la firma de moda de la actriz, Draper James, anunció a través de Instagram que regalaría un vestido a todos los maestros como reconocimiento por la labor que han hecho con los niños durante los días del confinamiento.

“Estimados maestros: Queremos decir gracias. Durante la cuarentena vemos que trabajan más duro que todos para educar a nuestros hijos. Para mostrar nuestra gratitud, a Draper James le gustaría darles a los maestros un vestido gratis», anunciaba la marca en su cuenta de Instagram el pasado 2 de abril.

En el anuncio indicaba que, para recibir la prenda, los interesados tenían que completar un formulario con una fecha límite. Sin embargo, al parecer no tuvieron en cuenta la cantidad de pedidos que entrarían y no pudieron cumplir con lo prometido.

De acuerdo al sitio TMZ, tres profesoras aseguran que el anuncio prometía un vestido para todo el que se suscribiera dentro del plazo acordado, pero no advertía que entrarían en un sorteo en el que tenían muy pocas posibilidades de ganar, ya que solo regalarían 250. En consecuencia, han decidido emprender acciones legales contra de la ganadora del Oscar y su compañía de indumentaria.

En su demanda colectiva, aseguran que el costo total de las prendas en cuestión es menor a los 12.500 dólares, lo que no representaría una suma significativa para una celebridad de la talla de Witherspoon, y que su acción solidaria parece que ha sido solo un truco publicitario para ganar seguidores. Según el citado medio, las demandantes esperan recibir una compensación por los daños causados.

Desde la marca Draper James hablaron al respecto a través de su abogado Theane Evangelis, quien se dirigió a TMZ: “Esta demanda trata de explotar injustamente las buenas intenciones de Draper James de rendir homenaje a la comunidad de profesores ofreciéndoles cientos de vestidos gratis«. Y añadió: «El hecho de que las existencias fueran limitadas y que por lo tanto no todos los profesores que respondieron iban a recibir un vestido gratis fue revelado y no constituye motivo de demanda”.