Casi una semana después de la reapertura, la ciudad de Miami Beach cerró el popular South Pointe Park otra vez, después de que miles de visitantes no pudieron cubrirse la cara y cumplir con la distancia social para frenar el contagio de COVID-19. 

El Departamento de Policía de Miami Beach anunció el lunes que el parque estaba cerrado hasta nuevo aviso después de que emitieron 7,329 advertencias verbales de cobertura facial y más de 470 advertencias por no haber distancia social entre el viernes y el domingo. La mayoría de las violaciones ocurrieron en South Pointe Park, según MBPD.

Los visitantes eran bienvenidos siempre que usaran cubiertas para la cara en todo momento, mantuvieran sus grupos a menos de 10 personas, se mantuvieran a seis pies de distancia de otros grupos y no participaran en actividades organizadas, deportes o clases.

Pero el administrador de la ciudad, Jimmy Morales, dijo que los esfuerzos de las autoridades de la ciudad para hacer cumplir las reglas fueron recibidos con hostilidad, y aunque los funcionarios trataron de reducir las multitudes cerrando el estacionamiento del parque el domingo, no sirvió de nada.

«Intentamos de buena fe abrir nuestros parques para ayudar a la gente a salir de forma segura. En casi todos los demás parques de la ciudad, este experimento ha tenido éxito. South Pointe Park es la excepción más atroz», dijo Morales «Hemos tenido personal de la ciudad en el parque para alentar a las personas a cumplir, pero se encontraron con hostilidad e incumplimiento».

«No hay forma de hacer cumplir efectivamente el distanciamiento social cuando cientos de personas se niegan a hacerlo. La mejor manera de proteger a nuestros residentes y socorristas es mantenerlo cerrado hasta nuevo aviso», agregó Morales.