El fabricante de automóviles de lujo Ferrari anunció el jueves que reiniciará las operaciones en sus plantas de Maranello y Módena el 4 de mayo, cuando Italia comenzará a levantar las medidas de cierre.

Las dos instalaciones, ambas ubicadas en la región norteña italiana de Emilia-Romaña, han estado cerradas desde mediados de marzo cuando Roma impuso frenos a los movimientos de las personas y congeló las actividades de fabricación consideradas no esenciales para contener la propagación del coronavirus.

Los sitios reanudarán las operaciones «gradualmente» y volverán a la producción completa el viernes 8 de mayo, dijo Ferrari.

Ferrari dijo que antes de reanudar las operaciones estaba organizando sesiones de capacitación para los trabajadores, centradas en las medidas de precaución que deben tomar, como parte de su programa «Back on Track», presentado a principios de este mes y destinado a prepararse para un entorno de trabajo seguro en los sitios.

Bajo este programa, el personal, las familias y los proveedores de Ferrari primero se realizarán análisis de sangre y luego recibirán una aplicación que los alertará si han estado en contacto cercano con alguna de las personas que participaron en el esquema que habían contraído COVID-19 .

Durante el período de cierre, Ferrari ha producido piezas para convertir las máscaras de snorkel en respiradores para el tratamiento de pacientes con coronavirus y para proteger a los trabajadores médicos, utilizando su tecnología de impresión 3D en su planta de Maranello.