Quien no se ha dado unas piñas con sus hermanos de niños, es algo cuasi normal.

Pero parece que las hermanas Kardashian lo continúan aplicado, o por lo menos es lo que dejaron ver en el primer episodio de la temporada 18 de «Las Kardashian».

Con Khloé Kardashian como inesperada juez, Kim y Kourtney empezaron a discutir sobre su ética profesional. Todo sucedió porque Kourt encontraba muy difícil volver al trabajo (a Poosh, sus compromisos publicitarios y el reality) después de haber pasado un mes de vacaciones con sus hijos en Italia. Además, se quejaba de la falta de intimidad, de las cámaras permanentemente en su casa y de lo que significaba para su vida ser un personaje tan público, lo que motivó el inicio de una discusión que evidentemente se les fue de las manos.

Veremos que nos espera del resto de la temporada que sin dudas comenzó con todo y caliente!